Volvo

El Volvo XC60 actualiza su gama en España con versiones híbridas enchufables, mild-hybrid y diésel, desde 43.350 euros

El SUV mediano de Volvo, el XC60, estrena su nueva gama en España llevándose el protagonismo su variante híbrida enchufable con apellido Recharge con hasta dos opciones donde escoger. Pero en el menú también encontramos dos mecánicas diésel ya conocidas, así como versiones mild-hybrid de gasóleo y gasolina.

Los pedidos para hacerse con sus servicios ya están abiertos y su precio en su opción más básica, el diésel D3 de 150 CV con cambio manual y en el acabado Momentum, parte de los 43.350 euros.

La firma escandinava acaba de desvelar la gama al completo con la que se comercializará a partir de ahora el Volvo XC60 en nuestro país. El que es su modelo más vendido se estrena en la familia de enchufable Recharge con sus opciones PHEV: en la que encontramos los modelos híbridos enchufables de la casa, pero también por su primer eléctrico, el XC40 Recharge.

Éstas se suman a opciones térmicas puras, exclusivamente diésel, y tres versiones microhíbridas (dos diésel y una gasolina), además de ofrecer variantes de tracción delantera y total, y cambio tanto manual como automático. Asimismo, la nueva gama del Volvos se articula en cuatro acabados (Momentum, Momentum Pro, Inscription y R-Design) y viene con un buen arsenal tecnológico al servicio de la seguridad y la conectividad.

Acento en la electrificación

La familia Volvo XC60 Recharge híbrida enchufable integra dos variantes: la más potente es la T8 Twin, que combina un propulsor gasolina de 2.0 litros y 303 CV con uno eléctrico de 87 CV (65 kW), obteniendo una potencia combinada de 390 CV. Por su parte, el T6 Twin es más comedido, sumando idéntico bloque eléctrico con un gasolina de 2.0 y 253 CV, llegando a una entrega total de 341 CV.

Su autonomía eléctrica máxima se fija en los 45 kilómetros en el caso del T8 Twin y en hasta 54 kilómetros en el T6 Twin. En ambos casos el propulsor eléctrico se alimenta de una batería de 11,6 kWh. Asimismo, estos XC60 Recharge son tracción total, se ofrecen únicamente con cambio automático de ocho relaciones y son sólo seleccionables en los acabados más altos.

En cuanto a su consumo y emisiones, el T8 Twin homologa (WLTP) entre 2,3 y 2,9 l/100 km y entre 53 y 66 g/km de CO2, mientras que el T6 las fija entre 2,3 y 2,9 l/100 km y entre 53 y 66 g/km de CO2.

Además, como el resto de modelos electrificados enchufables de la firma, incluyen en el coste del vehículo la recarga eléctrica durante un año: desde este mes de mayo hasta mayo de 2021. Esta oferta estará disponible para todos aquellos modelos cuyo pedido se realice antes de septiembre de este año.

La nueva gama electrificada del Volvo XC60 se completa con tres opciones mild-hybrid: los diésel B4 y B5 de 197 CV y 253 CV, y el gasolina B4 también de 197 CV. Dichos bloques térmicos se apoyan en propulsor eléctrico de 10 kW (14 CV) y una batería de 48V, que se recarga mediante frenada regenerativa.

Así, la familia del Volvo XC60 reduce sus opciones térmicas puras a dos de gasóleo: el XC60 D3 de 150 CV, que se convierte además en su variante de acceso disponible sólo con cambio manual y tracción delantera, y el XC60 D4 de 190 CV, que se ofrece tanto con transmisión manual como automática, así como en variantes de tracción delantera e integral.

Confort y seguridad a partes iguales

La nueva gama de acabados del Volvo XC60 está compuesta cuatro variantes: Momentum, Momentum Pro, Inscription y R-Design. Pero además, viene de la mano con nuevas opciones disponibles.

Entre ellas se destaca un dispositivo antiarranque por alcoholemia, un cargador inalámbrico para dispositivos móviles, un parabrisas calefactado o el multifiltro Clean Zone con sensor de partículas, que elimina las partículas y los contaminantes del aire exterior.

De igual manera, el todocamino dispone de más opciones de personalización del habitáculo, integrado en su concepto Interior Rooms, con un amplio abanico de tapicerías y elementos decorativos.

En lo que toca a tecnología, su Head Up Display ha sido mejorado, siendo ahora más nítido y se sustituye la toma de 12V de la consola central por dos tomas USB-C.

A ello se suman bondades de seguridad activa como el City Safety, un sistema que actúa sobre la dirección cuando se activa la frenada de emergencia para realizar una esquiva automática y que opera a velocidades de entre 50 y 100 km/h, el detector de cambio de carril involuntario y el sistema de permanencia en el carril, reconocimiento de señales o aviso de colisión frontal con detector de peatones y ciclistas.