Llega la carga de coches eléctricos que se puede pagar con Bitcoin

La firma de comercio electrónico Hips y la plataforma Vourity han firmado una alianza para permitir pagar con criptomonedas la recarga de vehículos eléctricos en 50.000 puntos de la Unión Europea (UE).

Las criptomonedas son un nuevo tipo de dinero que utiliza la criptografía para controlar su creación y las transacciones, en lugar de que lo haga una autoridad centralizada. Hay varias criptomonedas en el mercado aunque, de momento, el bitcoin es la más popular.

El bitcoin es un protocolo que se utiliza como criptomoneda desde 2008. Para poder usar bitcoin como moneda de cambio ambas partes deben utilizar el mismo software y definir las condiciones de uso. Como Bitcoin no depende de ningún estado se puede usar como medio de pago en todo el mundo. Los pagos son anónimos y no censurables; sus detractores dicen que es volátil, no está regulado y resulta complejo técnicamente para un inversor medio.

coches electricos bitcoins

Recargar el coche eléctrico y pagar con criptomoneda

Vourity es una plataforma de pago de origen sueco que permite actualmente pagar la recarga eléctrica con tarjeta bancaria o bien con el teléfono móvil, a través de los servicios Apple Pay y Google Pay. La asociación con Hips, con sede en la República de Irlanda, permitirá agregar criptomonedas como opción de pago en su plataforma.

El plan “representa una idea que mira hacia el futuro en muchos frentes”, comenta en un comunicado el consejero delegado de Hips, John Cavebring. “Permitir el uso de criptopagos hará que la recarga sea más cómoda para los conductores y acelerará los pasos hacia un futuro completamente eléctrico”, agregó.

cargar coches electricos

“Una plataforma abierta que permita pagos con criptomonedas es la elección más lógica para el mundo de las nuevas generaciones”, afirma por su parte Hans Nottehed, consejero delegado de Vourity.

El protocolo que permitirá utilizar criptomonedas comenzará a estar disponible en Vourity a partir del próximo mes noviembre y se expandirá hasta 50.000 puntos de recarga de la UE durante los próximos tres años.

Comparte