La de Great Wall Motors fue una de las primeras candidaturas

Reyes Maroto, ministra de Industria, dijo a finales de la semana pasada que esperaban tener una contestación de Great Wall Motors antes de la próxima reunión de la Comisión que será el 17 de diciembre. Así ha sido, pero la respuesta no ha sido la esperada porque GWM ha anunciado que retira su proyecto para las instalaciones de Nissan en Barcelona.

El proyecto Great Wall Motors (GWM) era uno de los mejor posicionados para el Gobierno; tanto es así que hace unos días, el Ejecutivo presentó una contraoferta para satisfacer las peticiones del fabricante chino.

La de Great Wall Motors fue una de las primeras candidaturas sobre la mesa de la Comisión para la Reindustrialización de Nissan Barcelona. El fabricante asiático presentó un proyecto en el que las actuales instalaciones de Nissan en la Zona Franca y Montcada i Reixac y Sant Andreu se convertirían en fábricas de vehículos eléctricos.

Poco después, GWM se replanteó su decisión. Entre los argumentos para este giro, la firma china argumentaba que la planta de la Zona Franca podría ser insuficiente para materializar su proyecto para Europa, ya que busca un emplazamiento para producir 300.000 vehículos al año, el doble de los previstos inicialmente.

Esto hizo que el Gobierno moviera ficha y presentara una “propuesta claramente mejorada”, según la ministra Maroto. Un último esfuerzo por mantener la inversión del gigante chino, que también reclama más ayudas públicas.

Planta de la Zona Franca de Nissan Barcelona.
Planta de la Zona Franca de Nissan Barcelona.

GMW rechaza la oferta del Gobierno

Según han explicado fuentes del Ministerio de Industria, Gobierno central y Generalitat enviaron una carta a los responsables de GWM en la que mejoraban las ayudas públicas de su primera oferta (cien millones de euros).

La propuesta incluía una reducción del alquiler del solar de Zona Franca donde está ubicada la principal planta de Nissan en Barcelona y una mejora de las condiciones para hacerse con los activos industriales.

Los sindicatos habían aceptado, además, renegociar la parte relativa a las condiciones de incorporación de la plantilla.

Nada de esto ha sido suficiente y, según adelanta la agencia EFE, la respuesta de Great Wall Motors ha sido comunicar al Gobierno su decisión de retirar su candidatura para reindustrializar Nissan Barcelona.

Las otras opciones para Nissan Barcelona

La retirada de GMW de la pugna por reindustrializar Nissan Barcelona deja sobre la mesa el hub de descarbonización que lidera QEV, que podría ampliar su espacio en Zona Franca, además de quedarse con el centro de Sant Andreu de la Barca.

También la fábrica de motos eléctricas de Silence que se instalaría en la planta de Montcada i Reixac.

En los últimos días se han sumado a la lista de aspirantes el fabricante de tanques Tess Defence (que no gusta a la Generalitat). Y la del grupo inmobiliario Goodman, que planea reconvertir los terrenos de Nissan en un gran polo logístico y de oficinas que supondría una inversión de 550 millones.