Rivian demuestra que remolcar puede reducir la autonomía de los eléctricos a la mitad

Pruebas del Rivian R1T en Estados Unidos.

Aunque la oferta eléctrica está aumentando a un ritmo vertiginoso en todos los mercados, aún podemos encontrar algunos segmentos o nichos donde no están presentes los vehículos alimentados exclusivamente por baterías. Aunque en breve llegarán nuevos modelos eléctricos para ocupar todos los escalones posibles del mercado. Como es el caso de los pick-ups, de los que ya podemos encontrar varios proyectos a punto de llegar al mercado.

Dado que la gran mayoría de eléctricos que podemos encontrar disponibles actualmente se corresponden con turismos convencionales, hay toda una serie de actividades que no pueden ser realizadas por estos y por tanto, no podemos hablar de estos vehículos en los mismos términos que lo hacemos con algunas variantes de combustión, como es el caso de la capacidad de remolque, un argumento muy importante para los clientes de todoterrenos y pick-ups convencionales, pero que raramente se menciona cuando se habla de vehículos eléctricos.

Por eso nos llama tanto la atención el último vídeo promocional publicado por Rivian Automotive. La joven compañía estadounidense con sede en Michigan ha revelado un interesante metraje que nos muestra precisamente las pruebas de remolque de su nuevo pick-up eléctrico, y no hablamos de tests sencillos y cómodos, sino de toda una serie de pruebas realizadas en carreteras como la autovía de la Ruta 68 de Arizona o del Valle de la Muerte, con temperaturas que en algunos casos fueron superiores a los 47 grados.

Pruebas al límite

Según el material audiovisual de Rivian Automotive, estos tests fueron realizados en el tramo de la Route 68 de Arizona conocido como ‘Davis Dam Grade’, un tramo en ascenso cuya dificultad ha sido reconocida incluso por la SAE (siglas de Society of Automotive Engineers) como la mejor prueba para un vehículo que trata de remolcar un peso muy elevado. En el caso del Rivian R1T se trataba de un remolque de 4.990 kg (11.000 libras), el peso máximo que es capaz de arrastrar el pick-up eléctrico. Parte de estas pruebas también fueron llevadas a cabo en el Valle de la Muerte, en California, con temperaturas que sobrepasaban fácilmente los 47 grados centígrados.

Es evidente que ningún vehículo, tenga el motor que tenga, es capaz de mantener su autonomía homologada cuando arrastra semejante peso y mucho menos si se encuentra en unas condiciones tan adversas como las de estas pruebas de Rivian Automotive. Pero hasta ahora no teníamos una idea clara de cuánto podía afectar a un modelo como el Rivian R1T arrastrar un remolque con el peso de su capacidad máxima de arrastre anunciada, 4.990 kg. Según la compañía estadounidense, la merma de la autonomía en estas situaciones es enorme pero muy relativa, pues como es lógico depende de variables como la temperatura o incluso la propia inclinación de la carretera, pero según sus mediciones suele suponer una pérdida media del 50 % de la autonomía máxima estimada.

rivian-automotive-prueba-remolque-video-El Rivian R1T en los desiertos de la Costa Oeste estadounidense.

Una cifra que no está nada mal teniendo en cuenta la dureza de las pruebas realizadas por Rivian Automotive. Por lo que podemos esperar que con remolques más ligeros y en condiciones más favorables, modelos como este no lleguen a perder tanta autonomía, que según las distintas versiones de este pick-up eléctrico puede llegar a ser superior a los 640 km.

Comparte