Volkswagen fabricará sus propias baterías para coches eléctricos

La presentación del Volkswagen Golf 2017 ha supuesto también la renovación del e-Golf, que ahora alcanza los 300 km de autonomía según el ciclo de homologación NEDC. Hereda del restyling de la séptima generación todos los rasgos estéticos y sus nuevas tecnologías, pero cuenta además con una nueva batería de 35 kWh. Y junto a este anuncio, el CEO de la multinacional alemana adelantó, también, que fabricarán sus propias baterías desde 2018 en una nueva factoría ubicada en Alemania, concretamente en Salzgitter.

Hace algunos días Tesla anunció que abrirá una fábrica en Europa, pero según los plazos anunciados por ambas compañías llegará antes la de Volkswagen. Y en lo que se centrará la compañía alemana no sólo es en los coches eléctricos, que pretende que representen un 20% del volumen de ventas en 2025, sino también en las baterías para vehículos híbridos. Porque, aunque en el Salón del Automóvil de París hace unas semanas mostraron con el Volkswagen ID sus cartas para la futura electrificación, antes seguirán trabajando en híbridos como versiones de sus diferentes modelos actuales.

Con su propia fábrica de baterías en Alemania, Volkswagen pretende reducir los costes de producción de los coches eléctricos para ser más competitiva.

interior del volkswagen id concept

Volkswagen anuncia su fábrica de baterías en Alemania, para 2018

El anuncio de Matthias Mueller en el debut internacional del Volkswagen Golf 2017, donde como ya comentábamos se estrenó también el Volkswagen e-Golf de 2017, no hace sino evidenciar que Volkswagen está acelerando su electrificación. Por el momento, soluciones como la desconexión de cilindros del nuevo 1.5 TSI o el apagado automático en inercia sirven para convencer al mercado y seguir homologando sus mecánicas. Sin embargo, la crisis del dieselgatecomo ellos mismos indicaron- pasa por seguir planteándose como un fabricante innovador y a la vanguardia, y ahí es necesario apostar por la electrificación.

La construcción de su propia fábrica de baterías es lo que les permitirá, por otro lado, reducir costes de fabricación de unos vehículos que, como ya hemos comentado en multitud de ocasiones, están lastrados por el precio de las baterías. Y la inversión en el desarrollo de tecnologías más capaces, principalmente por la densidad de almacenamiento de carga, provocará que estos costes difícilmente bajen al ritmo que desearía el mercado. En España, sin necesidad de fijarnos en países vecinos, la falta de subvenciones tampoco está ayudando al desarrollo del mercado de coches eléctricos. Y con este movimiento, Volkswagen pretende intensificar su inversión en las tecnologías del futuro.

Deja un comentario