La prohibición del diésel y la gasolina en 2040

Francia no es la única que ha anunciado su intención de prohibir la venta de coches diésel y gasolina en 2040. 

Estamos anunciando el fin de la venta de coches de gasolina y diésel para 2040 (…) la medida será una verdadera revolución ha dicho Nicolas Hulot, ministro de Ecología de Francia.

El primero que se ha unido al anuncio francés fue el Ministro de Medio Ambiente de Reino Unido, Michael Gove. Jesse Norman, del Departamento de Transportes: “un compromiso manifiesto para lograr que casi todos los coches y furgonetas que circulan por nuestras carreteras sean cero emisiones en el año 2050. Para ello todos los nuevos coches y furgonetas vendidos han de ser de emisiones cero para el año 2040”. Pero Francia y Reino Unido no son los únicos.

Noruega ha establecido unos planes todavía más agresivos. Su objetivo no es 2040 sino 2025. Sus planes estratégicos para favorecer los coches eléctricos, fraguados hace más de 20 años, están ya dando sus frutos.

La India quiere que todos los vehículos que circulen por sus carreteras sean eléctricos en 2030, lo que significa no solo acabar con la venta de los vehículos de combustión interna sino reemplazar o convertir todos los que se vendan hasta finales de la próxima década.

Holanda ya tiene una tasa de vehículos eléctricos relativamente alta en comparación con otros países: el 6% del total de los vehículos nuevos ya es eléctrico. Allí algunos de sus dirigentes ya han planteado este objetivo para cumplirlo en 2025.

Se prevé un crecimiento explosivo de los vehículos eléctricos, especialmente en China (Fuente - NBC News via Bloomberg New Energy Finance)Se prevé un crecimiento explosivo de los vehículos eléctricos, especialmente en China(Fuente – NBC News via Bloomberg New Energy Finance)

Alemania también se ha movido en esta dirección con el objetivo de acabar con los coches diésel y gasolina en 2030. Allí la oposición es muy fuerte. Primero porque la mitad de su producción eléctrica proviene del carbón y también por una industria automovilística muy potente que, sin embargo, está realizando grandes impulsos hacia la movilidad eléctrica, sobre todo tras los escándalos de las emisiones.

China no ha establecido planes formales para bloquear la venta de vehículos de combustión pero si está impulsando la venta de vehículos movidos por ‘nuevas energías’. Hoy en día hay límites estrictos en el número de vehículos que pueden ser registrados en las principales ciudades como Beijing o Shanghái, de los que están exentos estos vehículos movidos por energías nuevas. Algunos observadores creen que China podría anunciar una prohibición de este tipo en pocos años, debido a la excesiva contaminación de sus ciudades.


 

En China limpiarán la polución con lluvia tras invertir 150M. €

En China necesitan que llueva, y este problema de escasez de lluvias, o lluvias insuficientes, ha hecho que se cree uno de los mayores programas de modificación meteorológica de la historia para lograrlo.

Según el South China Morning Post, un estudio de viabilidad de la agencia de meteorología china ha concluído que este programa que tiene una duración de 3 años, y que podría provocar un aumento de precipitaciones en una superficie de 960.000 km², cerca del 10% de la superficie del país. El proyecto no saldrá barato: gastarán 1.150 millones de yuanes, unos 150 millones de euros.

Con ese presupuesto se lograrán construir cuatro nuevos aviones que se sumarán a otros ocho dedicados a esta tarea, además de preparar 900 sistemas de lanzamiento de cohetes y 1.800 dispositivos de control para lograr algo sorprendente: “sembrar nubes” y “atacarlas, consiguiendo que se produzcan las condiciones necesarias para que estas acaben produciendo las deseadas precipitaciones.

 


Los procesos de “generación de lluvia” consisten habitualmente en el lanzamiento de productos químicos a las nubes mediante cohetes, y que esos compuestos aceleren la creación de cristales de hielo que acaban convirtiéndose en lluvia. En este tipo de operaciones China ha usado tradicionalmente aviones de combate, aunque otros han utilizado dispositivos láser para este propósito.

China ya ha realizado proyectos de este tipo —y no es la única— usando catalizadores como yoduro de plata que ayudan a aliviar las sequías en el país y que incluso se han aprovechado para “limpiar los cielos” en eventos públicos como los Juegos Olímpicos de 2008 de Beijing. Sin olvidar por supuesto su uso para tratar de limpiar las nubes de contaminación que inundan sus ciudades.

Este proyecto en concreto se centrará en la franja de la China Occidental que va desde Xinjiang hasta Mongolia, una región conocida por su clima seco y por la habitual escasez de agua. Esta zona tiene una extensión equivalente a 1,5 veces la superficie de Francia. Uno de los responsables del proyecto asegura que los sistemas para incrementar las precipitaciones habían logrado incrementar este fenómeno en 55.000 millones de metros cúbicos entre 2006 y 2016.